Mes del cooperativismo

El cooperativismo es un sistema socio-económico que promueve el intercambio entre las personas por medio de la cooperación. El objetivo del cooperativismo es alcanzar la cooperación como vehículo para alcanzar el bienestar común. En el movimiento cooperativista se promueven valores como la preocupación por los demás, la solidaridad, la responsabilidad, la honestidad y la justicia social.


En Puerto Rico, el origen remoto del cooperativismo lo podemos encontrar en los indios taínos quienes trabajaban la tierra, cazaban y colaboraban en las diferentes tareas del yucayeque. Más tarde, el campesino se organiza creando colectivos de ayuda mutual o juntas para trabajar la tierra.


En el siglo XIX, el cooperativismo recibió un respaldo multisectorial. Líderes prominentes favorecían el desarrollo del cooperativismo en la isla. Entre ellos: Eugenio María de Hostos, Santiago Andrade, José Celso Barbosa, Ramón Emeterio Betances, Salvador Brau, Román Baldorioty de Castro, Cayetano Collo y Toste, Rosendo Matienzo Cintrón y Luis Muñoz Rivera. Las Logias Masónicas y la Iglesia Católica contribuyeron también al desarrollo del cooperativismo en Puerto Rico.


El gobierno español emite en el 1873 un decreto que permitía el derecho a la asociación. Cuatro años más tarde, en San Juan, se establece la primera sociedad de socorro mutuo que se llamó “Los Amigos del Bien Público”. Esta organización incentivaba el ahorro y la ayuda al obrero.. Prestaba ayuda a los familiares de los obreros fallecidos y ofrecía instrucción al obrero. En Mayagüez, en el 1877 se funda la “Sociedad de Socorros Mutuos de Trabajadores”. Los artesanos también en Mayagüez se organizan y establecen “La Choza Amiga”. En 1893, Miguel Casado presidirá “El Ahorro Colectivo”.


Ya en el siglo XX, el cooperativismo recibe un gran impulso con la figura de Rosendo Matienzo Cintrón. Este líder presentó un plan para la creación de un movimiento cooperativista puertorriqueño. El trabajo de Matienzo Cintrón preparó el camino para la aprobación en el 1920 de la primera Ley de Cooperativas de Puerto Rico.


En las décadas del 20 y el 30, el cooperativismo fue promovido por el gobierno de Puerto Rico y el de Estados Unidos. En el 1938, se celebró el Primer Congreso de Cooperativas de Consumo y Producción y el Primer Congreso de Cooperativas de Puerto Rico.


No será hasta la década del 40 que el cooperativismo alcanza su mayor crecimiento y desarrollo en Puerto Rico. Se aprobó la primera Ley General de Sociedades Cooperativas en Puerto Rico. Surgen cooperativas y agencias gubernamentales en apoyo del cooperativismo. Entre ellas: Liga de Cooperativas (1948), el Instituto de Cooperativismo en la Universidad de Puerto Rico (1953), la Administración de Fomento Cooperativo (1957), la Cooperativa de Seguros de Vida (1959), la Cooperativa de Seguros Múltiples (1959) y el Banco Cooperativo (1966).


En las décadas del 80 y 90, con la aparición de cadenas multinacionales en Puerto Rico, el cooperativismo experimentó un crecimiento. Las cooperativas de consumo y de seguros se consolidan.


En el siglo XXI, el futuro del cooperativismo en Puerto Rico es prometedor. Las cooperativas de ahorro y crédito contribuyen de forma sustancial a la economía de la isla. En la actualidad existen, aproximadamente 470 cooperativas, de estas: el 26% son cooperativas de ahorro y crédito, 38% son cooperativas juveniles y el 36% son cooperativas de diversos tipos.