producto(s) Ir al carrito

BLOG

Mensaje de una educadora

Por: Ana Ilsa Rivera Ramos, Doctora en Educación
05 / ago / 2014

Un nuevo año escolar siempre está lleno de promesas y grandes esperanzas. En lo profundo del corazón de cada educador(a) late con más o menor fuerza, la ilusión renovada de que podemos transformar el panorama social y educativo de nuestros estudiantes.

No permitamos que las circunstancias particulares que estamos enfrentando mine nuestro compromiso con la niñez y la juventud. Asumamos hoy con más fuerzas y más valentía que nunca antes la tarea de impartir una verdadera educación integral. Una educación que, además de promover el desarrollo de destrezas y conocimientos en las materias curriculares, sensibilice el corazón de niños y jóvenes; ¡que les permita expresar con valentía su indignación ante las injusticias, que gima ante la destrucción de nuestro entorno natural y que se emocione ante la maravilla del crepúsculo!

Demostremos con nuestras ejecutorias diarias que somos educadores de vocación y que poseemos los conocimientos y las estrategias esenciales para encaminar un proceso educativo que responda a nuestras características particulares, pero que aspire a formar ciudadanos para el mundo: pensantes, sensibles y creativos.

Comparto con ustedes un pensamiento del más insigne de nuestros educadores para que nos sirva de inspiración diaria.

¡Adelante!

Ana Ilsa Rivera, Ed.D

“El maestro debe ser educador de la conciencia infantil y juvenil… si educa lo que debe y como debe, ha de ser con el supremo objeto de educar la conciencia, de formar conciencias, de dar a cada patria los patriotas de conciencia y a toda la humanidad los hombres de conciencia que les hace falta”. 


Eugenio María de Hostos

Moral Social - 1888




© 2016 ANISA, Inc.