producto(s) Ir al carrito

BLOG

El desarrollo del vocabulario

Por: Alma Rivera-Collazo M.Ed.
18 / feb / 2014

Uno de los cinco componentes claves de un programa efectivo para la enseñanza del proceso lector, según identificado por el Panel Nacional de Lectura, es el desarrollo del vocabulario. En este informe, se expone que “el dominio del vocabulario es crucial para el proceso de comprensión del lector diestro.” En Puerto Rico, los estándares de contenido y expectativas de grado del Programa de Español del Departamento de Educación (diciembre, 2007), establecen que los(as) estudiantes deben: “utilizar las estrategias de lectura para reconocer el vocabulario mediante el análisis fonético y estructural, el contexto y el uso de diccionarios” (CL. 4.8, CL. 5.1, CL. 6.7). Investigaciones recientes han demostrado que, cuando el vocabulario de los(as) niños(as) crece, también se incrementa su habilidad para comprender lo que leen y, cuando estas destrezas de comprensión aumentan, se amplía su habilidad para aprender palabras nuevas dentro de un contexto (Rupley, W., Logan, J. y Nichols, D., 2002).

Si los(as) estudiantes no entienden las palabras que leen, el proceso de lectura se convierte en una mera decodificación insignificante (Pinnell & Fountas, 1998). Para comprender el texto, es necesario que el(la) lector(a) entienda la mayor parte de las palabras que lo componen. Todos(as) hemos vivido la experiencia de encontrar una palabra desconocida en la lectura, que no podemos descifrar por el contexto, y sentir como nuestra línea de pensamiento se interrumpe, lo que nos lleva, en muchas ocasiones, a tener que volver a leer todo el pasaje. Esto se debe a que el cerebro detiene el proceso automático de decodificación, imprescindible para la comprensión. Cuantas más palabras conozcamos, más automática será la decodificación y, por ende, más efectiva la comprensión.

Cuando los(as) estudiantes no tienen acceso al significado de las palabras que representan los conceptos y el contenido de lo que leen, se les hace difícil comprenderlo. También se limita su habilidad de realizar conexiones con el conocimiento que ya poseen y se inhibe la capacidad de realizar inferencias coherentes (Rupley, W., Logan, J. y Nichols, D., 2002).

Es importante que los(as) niños(as) comiencen a jugar con el vocabulario desde edad temprana, ya que la adquisición del mismo es indispensable para aprender a leer. Un(a) niño(a) con un vocabulario pobre se expresará muy poco y su escritura se verá afectada. En el nivel preescolar, los(as) niños(as) comienzan a reconocer el vocabulario que les rodea y con el cual están familiarizados(as). A medida que el(la) niño(a) crece, se incorporan estrategias específicas dirigidas a aumentar esta competencia.

Algunas estrategias de enseñanza dirigida que los expertos sugieren a los(as) maestros(as) son:

  • Enseñar el vocabulario antes de la lectura - así se evita la interrupción al tener que detener la lectura para descifrar las palabras nuevas.
  • Utilizar mapas semánticos - luego de que la maestra presenta una palabra, los(as) estudiantes participan de una sesión de tormenta de ideas con el fin de identificar palabras relacionadas.
  • Establecer conexiones con las palabras nuevas y las que los(as) estudiantes ya conocen.
  • Enseñar cómo se forman las palabras, los distintos tipos de palabras y su función en la oración.
  • Proveer amplias oportunidades para que los(as) estudiantes utilicen las palabras que aprenden cuando hablan, escuchan, leen o escriben.
  • Proveer diversas estrategias de enseñanza que ayuden a los(as) estudiantes a almacenar todo lo que conocen sobre las palabras, como imágenes mentales, ayudas visuales, asociaciones kinestéticas, de olores, gustos, entre otras.

Los(as) maestros(as) pueden realizar varias actividades para fortalecer el desarrollo del vocabulario de sus estudiantes. Entre éstas están:

  • Tarjetas de vocabulario
    Los(as) estudiantes usan tarjetas índice para hacer dibujos, escribir oraciones y definir las palabras del vocabulario.
  • Libreta de vocabulario
    Deben incluir espacio para anotar las palabras de vocabulario estudiadas, su significado, y un recuadro para representar por medio de dibujos las palabras favoritas.
  • Murales de palabras
    Los(as) maestros(as) exhiben palabras en la pared para que los(as) estudiantes las manipulen, las usen para escribir y para otras estrategias del estudio de las palabras.
  • Adquisición de conceptos
    Se presentan ejemplos y no ejemplos para ayudar a los(as) estudiantes a conceptualizar el significado de la palabra.
  • Clasificación de palabras
    Los(as) estudiantes organizan las palabras en grupos significativos basados en las características estructurales, los significados de las palabras y otros.
  • Organizadores gráficos
    Los(as) estudiantes usan tablas, dibujos y redes para organizar información que pueden usar como una referencia rápida y para el estudio.
  • Tarjetas con vocabulario ilustrado
    Facilitan que los(as) estudiantes asocien el vocabulario con ilustraciones, aprendan el significado dentro de un contexto, completen oraciones, etc.

Cuando nuestros(as) estudiantes amplían su vocabulario, no sólo mejoran su capacidad de comunicación sino también su comprensión y su habilidad para crear utilizando las palabras. Presentemos a nuestros(as) niños(as) actividades diversas y divertidas que contribuirán a convertirlos(as) en lectores y lectoras para toda la vida.


Referencias

Rupley, W.H., Logan, J.W. y Nichols, W.D. (2002). Vocabulary instruction in a balance reading program en IRA, Evidence-Based Reading Instruction: Putting the National Reading Panel Report into Practice. Delaware: IRA.

Pinnell, G.S. y Fountas, I.C. (1998). Word matters: Teaching phonics and spelling in reading/writting classroom. Portsmouth, NH: Heinemann.

© 2016 ANISA, Inc.