producto(s) Ir al carrito

BLOG

Cómo combatir la epidemia que se nos avecina: La obesidad

Por: Maria de Lourdes López Cintrón, Especialista en Educación Física y Desarrollo deportivo
05 / sep / 2014
¿Sabías por qué es tan importante enseñar patrones saludables a una temprana edad?  Simplemente porque los hábitos son más difíciles de modificar con el paso de los años.  En lo que respecta a la prevención de la obesidad en los niños, niñas y adolescentes, toda estrategia está nece-sariamente basada en dos comportamientos claves:  aquel que involucra la actividad física y el que presta atención a la nutrición.  La familia y la escuela son las dos conexiones más críticas al proveer a los(as) niños(as) el fundamento de estos comportamientos.
Los(as) niños(as) aprenden al observar el modelaje de sus familiares.  Al analizar los resultados de una encuesta realizada por la Asociación Americana de Obesidad, se determinó que, aunque los padres y las madres comprenden la importancia de la actividad física, los beneficios de un buen programa de educación física y la alimentación en las escuelas, desconocen los programas y los datos que pueden prevenir la obesidad en sus niños(as). En Puerto Rico, seis de cada diez niños(as) están sobrepeso. Es necesario tomar medidas inmediatas para continuar batallando y educando con el fin de prevenir esta gran epidemia que se nos aproxima y que nos arropará, si no actuamos con prontitud.  Existen dos factores que interfieren en una buena nutrición:

MODELAJE

El ejemplo que reciben los(as) niños(as) de los adultos que les rodean, en muchas ocasiones es inapropiado.  En un estudio donde se revisaron 388 anuncios dirigidos a la niñez, el 82 por ciento de estos promovía el consumo de alimentos altos en azúcares, grasas, colorantes y aditivos.

•Es necesario conocer los componentes de una dieta apropiada.  Entre estos:

- hidratos de carbono para suplir energía.

- minerales para la formación de huesos, sangre y la función del sistema nervioso.

- vitaminas para regular el metabolismo y tomar energía de la comida digerida o proteínas para la formación de tejidos, hormonas, anticuerpos y el crecimiento.

-Toda dieta debe incluir cereales, vegetales y frutas, productos lácteos, carnes y granos secos y, por último, grasas y azúcares.

•Modele buenos hábitos alimentarios:

- Coma en familia, en horas regulares y hable de la comida (su sabor, olor, color, textura, etc.).

- Cocine con los(as) niños(as) e involúcrelos(as) en la planificación de sus meriendas.  Algunas meriendas sugeridas son:

  • frutas tropicales y pedacitos de queso
  • frutas secas
  • yogurt sin sabor con pasas o frutas y sazonado con miel
  • puré de manzana sin azúcar
  • nueces con pasas
  • galletas integrales
  • plantillas de maíz con queso
  • emparedado de atún o de huevo con un poco de mayonesa
  • cereales sin colorantes
  • alimento bajos en grasa y azúcares.
  • refritos de habichuelas, guacamole o tomates picados

- Ofrezca alimentos nuevos, junto con alimentos conocidos.

- NO OBLIGUE A SU NIÑO(A) A COMER.  Si su hijo(a) muestra signos atípicos, que incluyan la falta de apetito, consulte a un profesional de la salud.

- Sugiera probar un alimento nuevo, sólo probarlo, y si no le gusta, cocínelo de alguna otra forma.

- Evite otras actividades mientras estén comiendo, como ver televisión, jugar con la computadora, correr por el espacio, etc.

- No utilice la comida como recompensa.

- Limite la frecuencia de la comida “fast food” a una vez por semana.

• Ofrezca a sus hijos(as) y a su familia bebidas saludables, como:

- agua

- leche baja en grasa

- jugos que sean 100 por ciento sin azúcar (piña, uva, manzana)

- no abuse de los néctares, pues contienen azúcar.

- no se recomiendan los jugos ya que contienen sólo un diez por ciento de la fruta.

LA ACTIVIDAD FÍSICA

Para crear un ambiente más activo:

- Se debe limitar la cantidad de tiempo que se pasa viendo la televisión, jugando videojuegos o en la computadora.

- Se pueden realizar actividades físicas regulares donde se involucre toda la familia, como caminar, nadar, patinar, jugar tenis, handball, kayakear, entre otras.  Se pueden planificar actividades especiales como acampar, ir “rapelling,” caminatas por los bosques, días familiares, etc.

- Inicie o inscríbase en programas en la comunidad tales como “Puerto Rico en Forma”, caminantes, ligas de deportes y actividades recreativas.

- Cada miembro de la familia debe tener responsabilidades como limpiar el patio, lavar el carro, barrer, mapear, limpiar los muebles, etc.

- Inscriba a su hijo(a) en actividades estructuradas, dirigidas por especialistas en movimiento.  

- Exija que su escuela provea diariamente programas de calidad en educación física, recreación y salud.

Cuidemos de nuestros niños y nuestras niñas.

Seamos modelos de salud, regalémosles calidad de vida.

© 2016 ANISA, Inc.